Bajarse al moro, segunda parte

Imagen“El negocio de la droga funciona como una empresa mercantil. Ahora hay más gente dispuesta a arriesgarse. Y, por tanto, bajan los precios que se les da a los cargadores o a los vigilantes”. La crisis ha rebajado los salarios y también ha devuelto fenómenos que parecían haberse superado, como el de bajarse al moro, los viajes a Marruecos desde Algeciras para traer a España pequeñas cantidades de hachís. En verano, la Guardia Civil había superado el número de culeros (personas que introducen la droga en su cuerpo) de todo 2011. “Se había quedado como algo marginal y ha vuelto a repuntar. Y ahora, cada trayecto a menos precio, 600 u 800 euros”.

Ver el reportaje completo de Pedro Espinosa, “Bajarse al moro, segunda parte“, en elpaís.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en marihuana, política, sucesos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s