¡Indignaos!: invitación a la resistencia pacífica

L@M / “El poder del dinero, tan combatido por la resistencia, nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado”. Así se manifiesta Stéphane Hessel, único redactor aún vivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, en su llamamiento a la población (en especial a los jóvenes) a resistir frente a los abusos del poder, editado con el título ¡Indignaos!.“Hay que escucharlo”, afirma José Luis Sampedro, autor del prólogo.

“Mirad a vuestro alrededor, encontraréis los hechos que justifiquen vuestra indignación”, propone Hessel. Y concreta: “Hay que basarse en los derechos [de la Declaración Universal], cuya violación, cualquiera que sea el autor, debe provocar nuestra indignación. No cabe transigir respecto a estos derechos”. De la indignación nace la resistencia, apunta el ex-combatiente fracés, mientras que la indiferencia es el germen que facilita los abusos. También matiza: “La no violencia es el camino que debemos aprender a seguir”.

En el ámbito de este blog, indignante es cualquier sanción administrativa o pena de prisión aplicada a inocentes (sin prueba de daño alguno a terceros), sea por consumo, tenencia o tráfico de cannabis. Indignante es la farsa contra las drogas e indignos y miserables son los farsantes (políticos, jueces, policías, profesores, periodistas, editores,…, todos con nombre y apellidos).

Artículos relacionados: Informes científicos sobre marihuana y Constitución y Derechos Humanos

Bibliografía: Stéphane Hessel; ¡Indignaos!; Ed. Destino; colección imago mundi; Barcelona; 2011.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en activismo, literatura, marihuana, política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Indignaos!: invitación a la resistencia pacífica

  1. Pringadillo24 dijo:

    El “Indignaos!” de Hessel me parece estupendo. Hay que reivindicar los Derechos Humanos. Y yo añadiría que hay que reescribirlos y sintetizarlos.

    Sobre los Convocantes y asistentes a las acampadas del 15M tengo toda mi repugnancia. Son todos confidentes. Chivatos. Espias. Delatores niñatos de mierda con rastitas o sin ellas. ¿Todos? Si, todos, salvo alguna excepción de algún amigo de chivato que haya acudido allí con buena fe.

    Me encantó ver la forrada de hostias que les dieron los Gossos a los Chivatos acampados en Cataluña. Gossos contra cerdos.

    ¿El objetivo? Si yo soy el capital, me da igual que ganen los Demócratas o los Republicanos. Y aquí me da igual que gane PP o PSOE. A todos los tengo comprados. ¿Y las redes sociales? Pues también. Inicio una aparente alborotada, “DRY” o “Juventud Sin Futuro”, y me aseguro tener siempre controladita una posible revolución de las masas por las redes sociales. La puta revolución siempre tiene que tener amo.

    En síntesis, me dan asco los Acampados. Pena me da alguna excepción de buena gente que pueda estar allí, pero mi percepción es que los miles de acampados, son, en su inmensa mayoría, todos unos SOPLONES.

    ¿Solución?: No consumir productos y servicios, gastarse el poco dinero que tenemos con cuentagotas y en sitios amigos. Y así se acabará el autoritarismo/ o nos extinguiremos como especie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s